Saint Seiya Revolution
Vamos, únete al foro o muere en el intento. Si no entras pronto, te quitarán la armadura que mas te gusta!!!

¿Dejaras que eso pase y ensucien tu honor de caballero?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliados V.I.P
Pokemon no zetsumetsu Shaman King Fukkatsuro Rol Kuroshitsuji Alice in Wonderland Sakurai Pet Shop Naruto Apocalipsis Pokémon Gaia Amentia Psychiatric Strong World Rol Teen Titans New Generation Shikaisen Paradaise NinWorld El Reino de los Corazones Saint Seiya Revolution Saint Seiya Revolution Saint Seiya Revolution
Últimos temas
» Buenas una duda
Vie Dic 06, 2013 1:15 am por Aecio

» Renovación [S.S. Eternal Spirit]
Vie Nov 22, 2013 10:56 pm por Invitado

» Shaman King Fukktasu Rol [Afiliación normal]
Vie Oct 04, 2013 10:37 pm por Invitado

» One Piece Ascension
Miér Ago 07, 2013 12:57 am por Invitado

» Hagamos una Historia
Lun Jul 15, 2013 3:28 pm por Akira

» Volviendo =D
Dom Jul 14, 2013 9:56 pm por Akira

» World´s Inuyasha RPG [Élite]
Miér Jul 10, 2013 6:03 am por Invitado

» Saint Seiya Eternal Spirit
Jue Jul 04, 2013 11:43 pm por Invitado

» Entrada al templo de Athena
Jue Jun 20, 2013 10:25 pm por mirza

Julio 2014
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario

Vota
Vota Por nosotros y ayuda a hacer crecer al foro solo has click
Sekai Anime Top List The Top 100 Dangerous Sites Shiki Topsite! ROLTop4Us Onigroup Top List Kuroi Bara Top List
Staff
Hades Vergil Akira
¿Tienes alguna duda o quieres consultar algo? manda un MP a los administradores

Templo del Guardián Celestial de Ra: Sekhmet

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Templo del Guardián Celestial de Ra: Sekhmet

Mensaje por Kaamla el Sáb Mayo 21, 2011 10:15 pm



Egipto país de magistrales leyendas e infraestructuras, construidas en el pasado por faraones que buscaban imponerse y perdurar en el tiempo. En este lugar del mundo la adoración a seres divinos no pasaba inadvertida. Muchos templos se levantaron en nombre de sus diversas deidades; unas mas adoradas que otras. Los templos se construían para albergar la imagen de lo dioses y como un lugar en el que sus sacerdotes y guardianes oficiaban sus ritos.

En una de las múltiples zonas desérticas del país se localiza el templo de Sekhmet, lugar a donde muy pocos pueden llegar dada la complejidad de su ubicación; según la leyenda se dice que los sacerdotes que seguían a la Diosa Sekhmet lo construyeron secretamente para realizar los sacrificios en honor a la Leona para mantenerla lo mas tranquila posible. El templo esta rodeado por el desierto, las arenas mas próximas a la estructuras poseen un particular color carmesí, algunos cuentan que es por la sangre de las victimas otros simplemente creen que es por la energía sangrienta que emana del templo. Dos escalones muy separados entre si, es donde inicia la entra al santuario, estos llevan a un largo pasillo adornados por estatuas de Sekhmet sentada; estas se hallan separadas por medio metro cada una; al final del pasillo se llega a una habitación cuyas ventanas se encuentran en el techo, dejando pasar la luz, ya sea del sol o de la luna; esta habitación esta adornada por una mediana estatua de la Diosa de pie; las paredes grabadas en su totalidad con antiguos jeroglíficos que advierten el peligro de profanar el recinto sagrado, y las consecuencias que tendrán al despertar la ira de la deidad del lugar. En los extremos se encuentran dos puertas; ambas llevan a otros pasillos que a su vez se comunican con diversas recamaras, y se vuelven a comunicar con mas pasillos, el templo es una especie de laberinto. En las profundidades del templo se halla una habitación cuyas grandes puertas indican a sus invasores que están entrando en un recinto privado, estas solo se abrirán por orden de los sacerdotes encargados de realizar los sacrificios para apaciguar a la mujer con cabeza de león; en pocas palabras La Sala de Ofrendas, esta zona es muy amplia y cuenta con varios altares alrededor de uno central; En lo mas alto del templo se encuentra la principal habitación de adoración, la recamara que guarda la gran estatua de Sekhmet; una imponente y a la vez temida imagen de la mística Diosa, en este lugar del templo era donde se encontraba su armadura antes de ser entregada a Kaamla. Alrededor del templo se extiende varios pilares de grande tamaño que resaltan el lucimiento del mismo.

Entre uno de los relatos que se puede descifras en el templo de Sekhmet es aquel por el cual se gano el respeto y miedo de los mortales y una de las muchas ceremonias en su honor. El jeroglífico tallado por sus adoradores cita lo siguiente:


“… Cierta vez Rá quiso dar una lección de humanidad y mando a Sekhmet para poner orden en la Tierra. Cuando la diosa llegó, su furia fue tan incontrolable que, si Rá no hubiese intervenido dejando a Sekhmet bebida de cerveza, ella habría destruido a todos los seres humanos… Por lo que se celebra la fiesta de la embriaguez…”


Por esta razón es considerada aliada y protectora de Ra, dado que daba muerte a quienes osaran enfrentarse o atacar a la monarquía divina o terrenal. Ahora como su Dios ha bajado a la tierra, ella le ha otorgado su armadura a un mortal para que lo proteja en su nombre. Por ello quien se atreva a profanar el nombre del Gran Dios Ra sufrirá las consecuencias de la ira de El Guardián Celestial de Sekhmet., Kaamla.


________________________________________________

Los primeros rayos del sol empezaban a asomarse en las tierras egipcias; el cielo se encontraba totalmente despejado mostrando un suave azul claro como casi todos los días del año; a pesar de ser tan temprano el calor también se decía presente haciendo sudar a todos los turistas que visitan anualmente las maravillas de esa tierra. En medio del desierto, entre arena y mas arena se observaba caminar con paso sosegado a una pequeña niña de largos cabellos castaños sujetados por una cinta de color rosada; ella iba arrastrando algo parecido a un largo palo envuelto en viejas telas amarillentas.

- ¿Por qué debe quedar tan aislado el templo? – se quejo tratando de reprimir el puchero que amenazaba con armar – No puedo transformarme en un ave para llegar mas rápido porque eso significaría dejar a Leonid aquí, y entre tanta arena se me puede perder – susurro; luego volteo a ver lo que venia arrastrando seguido soltó un profundo suspiro - ¡Quiero llegar ya!; tengo sed, y es muy temprano; debí levantarme mas tarde – soltó lo que arrastraba y se lanzo al suelo dejando salir al fin su berrinche – Esto no es lindo; hoy seria un buen día pero siempre que me toca venir al templo siento que camino por horas y horas y nunca llego… - comentaba con su cara entre sus brazos y dando vuelta por la suave arena – Momento – dijo deteniéndose y mirando al cielo como si se fuera acordado de algo importante- No, no, y no – se levanto bruscamente - ¿Qué me pasa?... No puedo hacer berrinche si nadie me esta viendo – paseo su vista por el lugar sin encontrar a nadie – Además es mas divertido ir al templo que estar en la plaza molestando a los turistas jeje; en el templo puedo hacer muchas cosas – limpio su ropa llena de arena y tomo lo que estaba envuelto en la desgastada tela – Después iré a visitar a mi Señor; ojala me de galletas o algo muy dulce – río para comenzar de nuevo su marcha. Ahora con mas alegría que antes caminaba la pequeña chica; iba dando brincos y entonando una linda canción infantil que había escuchado de un niño extranjero que quedo grabada en su memoria:


“Había una vez un bru,
un brujito que en Gulubú
a toda la población
embrujaba sin ton ni son.

Pero un día llegó el Doctorrrr
manejando un cuatrimotorrrr
¿Y saben lo que pasó?

¿No?
Todas las brujerías
del brujito de Gulubú
se curaron con la vacú
con la vacunaluna lunalú.

La vaca de Gulubú
no podía decir ni mú.
El brujito la embrujó
y la vaca se enmudeció.

Pero entonces llegó el Doctorrrr
manejando un cuatrimotorrrr
¿Y saben lo que pasó?

¿No?
Todas las brujerías
del brujito de Gulubú
se curaron con la vacú
con la vacuna
luna luna
lú.

Los chicos eran todos muy bu,
burros todos en Gulubú.
Se olvidaban la lecció
no sufrían de sarampión.

Pero un día llegó el Doctorrrr
manejando un cuatrimotorrrr
¿Y saben lo que pasó?

¿No?
Todas las brujerías
del brujito de Gulubú
se curaron con la vacú
con la vacuna
luna luna
lú.

Ha sido el brujito el ú,
uno y único en Gulubú
que lloró, pateó y mordió
cuando el médico lo pinchó.

Y después se marchó el Doctorrrr
manejando un cuatrimotorrrr
¿Y saben lo que pasó?

¿No?
Todas las brujerías
del brujito de Gulubú
se curaron con la vacú
con la vacuna
luna luna
lú.”


Sin darse cuenta por lo entretenida que iba entonando la canción llego al esplendoroso templo de Sekhmet. Alrededor de esta se erguían varios pilares que le agregaban majestuosidad a la obra que aparte abarcaba una gran extensión. La niña piso el primer escalón y observo las estatuas que había a ambos lados; luego se volteo y se dejo caer en este.

- Llegue – comento con notaria emoción; también dejo caer lo que llevaba cubierto por la tela añeja - ¿Ahora que estoy aquí que haré? – se pregunto internamente viendo hacia todos los lados sin divisar a una sola persona ni vida alguna - Tal vez fue mala idea venir hasta aquí - su tono de voz fue bajo y triste al darse cuenta que se encontraba sola en el medio de la nada – Bueno tampoco es tan malo estar aquí hay muchas cosas que hacer… como… ehh… este… - callo por un momento – No hay nada, ni nadie… Solo yo, Leonid, Mi anillo y tu Sekhmet

Ahí sentada se quedo esperando a que algo pasara en aquel desolado lugar; sus manos se encontraban en sus mejillas y sus brazos se apoyaban de sus piernas mientras sus grandes ojos café se perdían en la arena roja que rodeaba dicho lugar; su clara reflejaba tristeza, tal era su expresión que cualquiera que la viera sentiría un nudo en su garganta al ver a tan pequeña y linda niñita tan afligida.


_________________________

Apariencia --->

Spoiler:

Kaamla
Guardian Celestial
Guardian Celestial

Femenino León Cabra
Mensajes: 16
Fecha de inscripción: 05/05/2011
Edad: 23
Oro: 680

Datos
Nivel: 1
HP: 4.500
LV UP:
0/75  (0/75)

Volver arriba Ir abajo

Re: Templo del Guardián Celestial de Ra: Sekhmet

Mensaje por Ra el Miér Mayo 25, 2011 3:08 pm

Uno a uno los templos de los guardianes celestiales estaban despertando bajo el ceno de Ra y acudiendo a su llamado, las arenas se movían impacientes, el viento cálido se tornaba frió, el equilibrio del caos, y el de todo Egipto se veía alterado por una presencia no humana, Al sentir aquello el dios egipcio no se alarmo, solamente procedió a llamar a sus guardianes, pues su poder seria suficiente. Un cosmos brillante y oscuro apareció en medio del templo de la guardiana celestial de Sekhmet, la figura de un hombre, mas bien la figura de un dios, era Ra su cuerpo era formado por un cosmos morado y la figura de su Armadura sagrada estaba a sus espaldas, observo seriamente ala guardiana que se encontraba bajo sus ordenes en aquel templo y se pronuncio.

Joven Kaalma, guardiana celestial de Sekhmet, quiero que sigas mi cosmos y te dirijas a lo profundo de los desiertos, pasando las dunas que ves en el horizonte al oriente de estos templo, allí me encontraras, quiero que agas un trabajo para mi, así que date prisa y marcha de inmediato, puedes usar la forma que gustes, dichas aquellas palabras desapareció la esencia del dios de los desiertos, dejando un rastro de cosmos que solo sus guardianes podrían detectar para que lo siguiese hasta aquel lugar, donde su primera misión se revelaría.

Ra
Dios
Dios

Mensajes: 7
Fecha de inscripción: 15/04/2011
Oro: 295

Volver arriba Ir abajo

Re: Templo del Guardián Celestial de Ra: Sekhmet

Mensaje por Kaamla el Miér Mayo 25, 2011 10:38 pm

La brisa soplo trayendo consigo arena que término formando un pequeño remolino en la entrada del templo de la Guardiana Celestial Sekhmet; la niñita que se encontraba sentada en el primer escalón que llevaba hacia las profundidades del templo solo se limito a suspirar ante aquel acto de la naturaleza. Habían pasado más o menos 45 minutos desde que llego a aquel desolado lugar; a pesar de ser su templo, lo aislado que este se encontraba lo volvía realmente aburrido aunque no dudaba que en otras épocas los grandiosos sacrificios que ahí se ofrecían le resultarían sumamente entretenidos y de cierta forma agradable.

- Desde animales hasta personas… - susurro mientras en su boca se dibujaba una divertida sonrisa combinada con algo de crueldad, lo que no encajaba con aquella pequeña y dulce apariencia – Entremos para revisar que ninguna persona se halla atrevido a profanar mi recinto – comento con determinación para luego levantarse y voltearse hacia el lado opuesto al que había estado distinguiendo.

Las imágenes, que se encontraban en el largo pasillo que daba la bienvenida a los visitantes, parecían tener vida propia; sus penetrantes ojos daba la sensación de que seguían a la pequeña chica lo cual ni la inmuto, ya estada acostumbrada a la decoración del lugar y lo que emanaran dichas esculturas la tenían sin cuidado, era mas pensaba que era la propia Sekhmet cuidando sus pasos. Al llegar al final del pasillo entro a la recamara donde se encontraba una nueva imagen de Sekhmet pero esta vez de pie; se mantuvo ahí viéndola fijamente hasta que un poderoso pero agradable cosmos empezó a sentirse en su dominio; jamás lo había sentido antes pero le resultaba tan familiar era como si toda su vida fuera estado bajo aquella celestial protección. Lo primero que fuera hecho en cualquier otro momento fuera sido tomar una posición defensiva y lista para el ataque, nadie entraba a su templo sin su permiso y salía vivo, pero en esta ocasión era diferente no sentía la necesidad de mostrarse desafiante ni nada parecido. La fuerza del cosmos se sintió aun mas profunda, en la recamara empezaba a aparecer una energía de color morada y con ella se formo la imagen de un hombre o eso era lo que le decía su sentido de la vista sin embargo ella en el fondo de su alma sabia que no un hombre, era algo mucho mas poderoso que un simple mortal. Sus grandes ojos morrones se abrieron hasta más no poder al darse cuenta después de unos pocos segundos de quien se trataba.

- Mi señor – se limito a decir con solemnidad, colocando su rodilla en el suelo y bajando su cabeza para mostrar el respeto que su amo se merecía; no tenía ni idea que hacia Ra en su templo pero era todo un honor estar ante su presencia.

Ra o lo que parecía ser su cosmos dio un mensaje claro a la joven Guardiana; le pedía ir a su encuentro mas allá de las dunas del desierto para que pudiera darle las instrucciones de una misión que necesitaba que cumpliera, luego el cosmos del Dios del Sol empezó a disminuir hasta desaparecer por completo del Templo de Kaamla. La chica solo asintió con la cabeza, y luego de que Ra se fuera se levanto y salio del templo. En las afueras del lugar tomo el largo palo que estaba envuelto entre las telas amarillentas que había dejado tirado en el primer escalón y comenzó su marcha tal cual se lo comento Ra; Su amo solo debía ordenar que ella estaba para cumplir su voluntad.

Kaamla
Guardian Celestial
Guardian Celestial

Femenino León Cabra
Mensajes: 16
Fecha de inscripción: 05/05/2011
Edad: 23
Oro: 680

Datos
Nivel: 1
HP: 4.500
LV UP:
0/75  (0/75)

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.