Saint Seiya Revolution
Vamos, únete al foro o muere en el intento. Si no entras pronto, te quitarán la armadura que mas te gusta!!!

¿Dejaras que eso pase y ensucien tu honor de caballero?
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Afiliados V.I.P
Pokemon no zetsumetsu Shaman King Fukkatsuro Rol Kuroshitsuji Alice in Wonderland Sakurai Pet Shop Naruto Apocalipsis Pokémon Gaia Amentia Psychiatric Strong World Rol Teen Titans New Generation Shikaisen Paradaise NinWorld El Reino de los Corazones Saint Seiya Revolution Saint Seiya Revolution Saint Seiya Revolution
Últimos temas
» ejem holas :P
Sáb Jun 10, 2017 10:38 pm por Neruvian

» Requisitos y Beneficios de Maestro/alumno
Dom Ene 25, 2015 3:03 am por Manu de Geminis

» Buenas una duda
Vie Dic 06, 2013 3:15 am por Aecio

» Renovación [S.S. Eternal Spirit]
Sáb Nov 23, 2013 12:56 am por Invitado

» Shaman King Fukktasu Rol [Afiliación normal]
Sáb Oct 05, 2013 12:37 am por Invitado

» One Piece Ascension
Miér Ago 07, 2013 2:57 am por Invitado

» Hagamos una Historia
Lun Jul 15, 2013 5:28 pm por Akira

» Volviendo =D
Dom Jul 14, 2013 11:56 pm por Akira

» World´s Inuyasha RPG [Élite]
Miér Jul 10, 2013 8:03 am por Invitado

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Vota
Vota Por nosotros y ayuda a hacer crecer al foro solo has click
Sekai Anime Top List The Top 100 Dangerous Sites Shiki Topsite! ROLTop4Us Onigroup Top List Kuroi Bara Top List
Staff
Hades Vergil Akira
¿Tienes alguna duda o quieres consultar algo? manda un MP a los administradores

Aposentos de Hades

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aposentos de Hades

Mensaje por Pandora2 el Miér Mayo 25, 2011 7:45 am

Su rostro siempre se mantuvo fijo hacia una dirección y esa era el apreciar la silueta de Hades, no deseaba lidiar con las imágenes de cómo los jueces habían sido humillados por culpa de Aiacos. La indiferencia era el arma que le quedaba a Pandora, lo único que debía tener en mente era poder servir a su dios.

Saliendo de la habitación bajo su cabeza para adelantarse solo un paso hacia su señor, tenía que ser cuidadosa en como procedía pues aún se podía percibir ese sentimiento agresivo que residía en el interior de ahora su acompañante. Cruzando los pasillos se podía apreciar algunas pinturas ya bastante viejas y lúgubres que mostraban lo tétrico que era ese lugar, las velas iluminaban tenuemente el camino mientras la mujer le indicaba el sitio de donde Hades descansaría y alejaría su mente de todas esas banalidades, tenía que demostrarle que podía confiar nuevamente en ella para que pudiera proceder en esta guerra y prepararse para el golpe final contra Athena. No era grato siempre tener que pensar en esa mujer, aquella que le robaba la victoria a Hades cada doscientos años, respirando profundamente se limitaba a mirar por el rabillo del ojo a ese hombre que caminaba en total silencio a su lado. ¿Tenía que decir algo?, ¿pedir disculpas de cómo no pudo proceder correctamente?, ¿hablar de su siguiente golpe contra esa diosa?...

Lo único seguro de todas esas preguntas que se formulaban en su cabeza eran simplemente insignificantes, no poseía el derecho para cuestionarlo ni intervenir en sus decisiones a menos que Hades se lo pidiera, solo era una herramienta más y le constaba pero eso no le hacía más llevadero el dolor de querer apartar sus preocupaciones, de estar siempre a su lado a pesar que colocara en juego su vida. Al final del corredor existía un enorme ventanal y del lado izquierdo enormes puertas que conectaban hacia una habitación, Pandora prosiguió a abrir… sin tomarse el atrevimiento de entrar ella primero, solo espero que Hades estuviera satisfecho con el cuarto que le había preparado…

Era totalmente amplio, casi se comparaba al tamaño de un salón, en las paredes estaban plasmadas las siluetas de ángeles que si se dedicaban a apreciar de más de cerca estos parecían cobrar vida, seres inanimados que observaban los movimientos ahora de los recién llegados, en el fondo y justamente en medio una cama endoselada con finas cortinas de gasa negra mientras que las camas poseían sabanas rojas y negras junto con unos almohadones, al lado derecho estaba el baño donde seguramente le esperaba una tina caliente si es que lo deseaba.


Es libre de llamarme si necesita algo más..
avatar
Pandora2
Representante
Representante

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 03/03/2011
Oro : 2554

Datos
Nivel: 1
HP: 4000
LV UP:
50/75  (50/75)

Volver arriba Ir abajo

Re: Aposentos de Hades

Mensaje por Shion el Mar Mayo 31, 2011 9:48 am

Los pasos de las dos entidades hacían eco con fuerza mientras cruzaban los pasillos del enorme e imponente Heinstein, encaminados en dirección a la que sería la recamara del Dios inframundano mientras la guerra de esta era terminara. Este por su parte, mostraba en sus facciones una clara neutralidad después de lo sucedido, aunque su cosmos se mantenía aun levemente agresivo por tener que castigar personalmente a los que fueran sus mejores soldados y aun mas tener que mandar a eliminar al mas insolente y estúpido de ellos, el Juez Espectral de Garuda. Su falta de respeto y arrogancia incluso para con su Dios habían sobrepasado el limite de lo tolerable por este, siendo su gran rebeldía la razón de su muerte. El Inframundo no requería de los servicios de un Juez hereje como lo fue aquel hombre, aquel único Guerrero capaz de cometer tal estupidez sin pararse a pensar por n momento en lo que decía, manchando no solo su honor si no inclusive el del Inframundo entero. Aiakos había demostrado no solo que poseía poca materia gris en su cabeza, si no que incluso habría podido pasar a la historia tan solo por ello. Aunque, la gloria no era una opción para este ni jamás lo sería. Su historia quedaría en las profundidades del olvido por toda la eternidad, nadie jamás ya sabría de él.

Aunque tal vez un mal despertar de su alma había sido la causante de su actitud, por ello Hades no se había encargado de él directamente, si no que ordeno al Juez de Griffon hacerlo. Su divina presencia no merecía ser manchada por la sangre de un simple humano ni atestiguar su fallecimiento, aquel sujeto no lo merecía. Además y por ende esto le daba al verdadero Juez de Garuda, una nueva oportunidad para despertar otra vez durante la Guerra Santa. Aunque aquello era lo de menos, ya que si este volvía para cometer sus mismos errores solo le esperaría un destino aun peor al que su alma se le había asignado esa noche.

Aunque ya el Olimpico sabía de alguien que podría tomar su puesto y su Masei protectora como Juez Espectral durante la guerra, todo dependía de cómo llevara a ejercer ese puesto aquel personaje que se había mantenido oculto por ordenes de su señor, hasta que llegara su hora de participar abiertamente en la historia que los Olimpicos trazaban desde las sombras a su pleno antojo. Aquel era ese momento, ya que aun esa fachada de Juez había sido un guerrero poderoso del Inframundo y parte de la elite de sus huestes, y estratégicamente era necesario tener la trinidad infernal completa si es que Hades quería obtener la victoria en esta época sobre Athena, su eterna enemiga.

Su cosmos fue calmándose con lentitud mientras seguía a Pandora, aunque este se expandía cada tanto en una armonía que no se pensaría fuera capaz de poseer aquel Dios greciano. Sus inmensas proporciones de cosmos eran casi imperceptibles para un guerrero común, moviéndose por el aire como si fuera una parte de este. Aunque por debajo del castillo, en la entrada directa y única en la tierra que llevaba al Inframundo podía sentirse con mas fuerza, llegando incluso hasta el reino de la muerte con intenciones de comunicarse con su recién nombrado Juez de Garuda, ordenando su pronto ascenso hasta el mundo de los vivos para unirse a él en la batalla contra la Diosa terrestre. Al finalizar su tarea de transmitir el mensaje, su cosmos nuevamente se redujo hasta casi desaparecer aun dejando una estela divina a su alrededor.

Sus pasos los llevaron hasta delante de un gran arco de lo que parecía ser mármol negro, aparentemente sin abertura alguna o puerta por la cual traspasarlo. - Pandora, detente por un momento. Debo recibir la visita de un nuevo huésped y servidor de nuestro palacio y mi causa. – Se limito a decir Hades, parándose en seco unos pocos metros detrás de Pandora, al tiempo que se daba la vuelta sobre si y observaba el pasillo por donde ellos habían pasado. Nada en particular se movía por el, aunque él solo espero observando las sombras que se cernían y llenaban su palacio.

_________________

avatar
Shion
Representante
Representante

Masculino Tauro Caballo
Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 11/02/2010
Edad : 27
Localización : Santuario
Oro : 6960

Datos
Nivel: 1
HP: 4.500
LV UP:
0/75  (0/75)

http://saint-seiya-revo.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Aposentos de Hades

Mensaje por Aragoth el Miér Jun 01, 2011 3:42 am

Una nueva presencia se comenzaba a sentir en los aposentos del señor de los muertos; una figura comenzaba a surgir de la nada por medio de un cosmos que la misma figura poseía; un hombre arrodillado portando la sapuri de la garuda hacia aparición y lentamente se sacaba el casco. Cabellos de color blanco y desordenado, una mirada algo diferente, pero un cosmos que le hacía alguien de temer al parecer; un desconocido total que solo el propio dios de los muertos sabía de su existencia en las tierras del inframundo, alzando su mirada y observando a aquella mujer el hombre no emitió ninguna palabra hacia Pandora, luego agacho su vista y simplemente dijo.

-Pido disculpas en aparecer en este lugar, pero su llamado me dijo que viniera simplemente. Cumplo órdenes como tal se han de escuchar, no pierdo el tiempo en pensar esperarlo en algún lugar cuando usted es directo, en decirme lo que debo hacer. Como ya sabe me siento honrado que haya puesto su confianza en mi para este cargo y juro que por mi propia voluntad, que no seré el perdedor que acaba de irse a su castigo eterno por alzar su voz frente a su presencia. A sus órdenes, como ya sabe mi nombre es Aragoth…


Con mucho respeto se encontraba frente a los dos personajes de alto rango, pues una era la líder del ejercito mientras el otro era la misma deidad en la tierra.
avatar
Aragoth
Jueces
Jueces

Mensajes : 28
Fecha de inscripción : 29/05/2011
Oro : 80

Datos
Nivel: 1
HP: 4.500
LV UP:
0/75  (0/75)

Volver arriba Ir abajo

Re: Aposentos de Hades

Mensaje por Shion el Miér Jun 08, 2011 8:32 am

Un eco de pisadas metálicas se escuchó claramente, proveniente del oscuro pasillo por donde habían llegado aquellos dos personajes inframundanos. Poco a poco, la silueta difusa de un hombre de gran altura, portador de lo que parecía ser una armadura, se empezaba a ser presente ante Hades y su acompañante. Aquel hombre portaba nada menos que una de las Sappuris mas resistentes y sublimes del Inframundo, que solo podían ser portadas por aquellos que fueran considerados como los “Jueces” del Inframundo. Y, irónicamente, era esta la que momentos antes había quedado del todo libre después de la muerte de su antiguo portador. Se trataba de la Sappuri de Garuda, la Estrella Celestial de la Valentía y del sujeto al que Hades había mantenido oculto como un recurso extra en el Inframundo, y este ahora ostentaba el mismo puesto que antes había recaído en manos de Aiakos.

El parecido entre ambos era notable aunque aquel hombre, que respondía al nombre de Aragoth, poseía una tonalidad blanquecina en sus cabellos y su piel era ligeramente mas oscura que la de Aiakos, algo inusual para un Espectro que se supone era la reencarnación de un difunto para servir a su nuevo señor. Aparte de aquellos dos aspectos, la figura de ambos era exactamente la misma, como era de esperarse de la reencarnación de Garuda.

Las sombras se extendieron aun más en el recinto mientras el nuevo Juez hacia su presentación ante Hades, jurando lealtad incondicional a este y prometiendo no fallar como aquel que había sido reconocido como Juez lo había hecho. Las sombras serpenteaban como cobras del desierto en el suelo y en las paredes rocosas debido a la poca luz del pasillo, proveniente de tan solo dos velas que estaban muy cercanas al momento de extinguirse. El frío también comenzaba a avivar aun mas, ya de por si superando las bajas temperaturas que se generaban en el castillo. Era algo que no podía menos que esperarse de una de las puertas al Inframundo, aunque para el actual Hades aquel frío era molesto, aun el cuerpo humano que contenía su alma recordaba el frío desértico de Egipto y aun las heridas de las bestias salvajes y la hipotermia se mantenían latentes en su cuerpo. Debía terminar rápido con el asunto por el cual él había convocado la presencia del Juez.

- Bienvenido seas a Heinstein, Aragoth. Me alivia saber que no cometerás el mismo error que tu predecesor Aiakos. No quiero tener que ordenarle de nuevo a uno de mis Jueces matar a otro. Dijo el divino ser, refiriéndose al suceso ocurrido entre el antiguo Garuda y Griffon, teniendo este ultimo que matar al primero por ordenes de su señor.

- Ahora, Aragoth. Te he llamado aquí no por felicitarte por tu nuevo rango, como bien te habrás dado cuenta. Necesito que vayas al Santuario de Athena y nos des a conocer ante sus Santos, quiero que sepan de que esta hecho el Inframundo y también… si crees que estas lo suficientemente preparado, me traigas la cabeza de uno o dos Santos atenienses. Puedes descansar hoy y reunir la cantidad de Espectros que necesites para llevar a cabo esta escaramuza. No necesariamente tienes que salir victorioso o perder esta contienda, ya que solo será un pequeño aperitivo para Athena y para mi, el epilogo de nuestra guerra… tendrás el honor de ser el primero, confió en tus capacidades. No me defraudes de nuevo, Garuda. Puedes retirarte. –

Las palabras de Hades resonaban entre los pasadizos y pasillos cercanos a la zona donde se encontraban. Sin más que decir, se dio la vuelta dándole la espalda al Juez del Inframundo y encarándose a Pandora, que se había encontrado todo este tiempo cerca del enorme arco de piedra desde la llegada del Espectro superior hasta entonces. Sin previo aviso, el pelinegro se acerco lentamente hasta situarse exactamente delante del arco de piedra, al tiempo que colocaba uno de sus dedos sobre la superficie de madera mientras un aura cósmica de un fulminante color carmesí rodeaba su dedo índice, incrementando con ello su fuerza física levemente en esa pequeña parte de su cuerpo.

Sin mas, la puerta de roble cedió ante el peso de su cosmos, abriéndose de par en par y dejando visible el interior de la estancia. Era un cuarto enorme, aun mas grande que la saluda de reuniones donde se había reunido con sus Espectros. Las cortinas, de un color negro azabache y de espectral apariencia cubrían las ventanas de la habitación, impidiendo que la luz del ahora cercano amanecer irrumpiera en su interior. En el fondo, justo en el medio de la habitación y llenando gran parte de la misma, había una cama de dimensiones fuera de lo usual, tan ancha que bien podrían dormir muchos hombres en ella, aunque esta solo le pertenencia al Dios del Inframundo. Las sabanas, al igual que las cortinas eran de un color negro azabache y el gigantesco edredón que yacía a los pies de esta era de una tonalidad rojiza oscura, al igual que lo era la envoltura del colchón.

- Pandora… me dijiste que si te necesitaba te llamara. ¿No es así?. Entonces te haré saber que si, hay algo que necesito. Tu compañía, esta noche permanecerás aquí conmigo. Puedes tomarlo como una petición de tu Dios, o una orden, el resultado es el mismo. -

La voz de Dios era mas grave de lo normal, mas profunda y con autoridad, muy similar al tono que había utilizado durante la reunión. Aunque en aquella ocasión, hablaba con una sonrisa marcada en sus facciones y de una forma un tanto mas amable, aunque no cambiaba el hecho de que aquello ciertamente fuera una orden, y no escucharía un no por respuesta.

_________________

avatar
Shion
Representante
Representante

Masculino Tauro Caballo
Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 11/02/2010
Edad : 27
Localización : Santuario
Oro : 6960

Datos
Nivel: 1
HP: 4.500
LV UP:
0/75  (0/75)

http://saint-seiya-revo.forosactivos.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Aposentos de Hades

Mensaje por Pandora2 el Miér Jun 08, 2011 9:07 am

Finalmente habían llegado al acceso de la habitación que le correspondía a su Dios pero antes de poder ingresar Hades le llamaba teniendo que retirarse de la puerta, lentamente sus pasos casi danzaron lentamente hasta su silueta para solo encontrarse con una gran sorpresa… algo de lo que no había sido totalmente informada. Aragoth se suponía ser un nuevo elemento resguardado por la energía de la divinidad del señor del Inframundo; no obstante, Pandora solo lo atribuyo a un falló más al desconocer vital información incluso sobre las huestes al dios que servía. Un odio de su mirada caía justamente hacia el hombre que se presentaba como nuevo juez, disimulando su inconformismo prefirió mirar en dirección a otro punto del pasillo pues a pesar de caer en las penumbras la luz de las velas dejaban escapar cierta luminosidad.. revelando de su escondite a esos tres personajes.

Los ojos del heraldo se abrieron atónitos, lo que sus labios dejaban escapar era sumamente inesperado, sobre todo al conocer sobre la inexperiencia de sus espectros en batalla, muchos no alcanzaban el nivel que verdaderamente debían poseer. Tenía que disuadirlo de su decisión pero fue entonces que se dio cuenta lo que significaban en realidad para ese ser, eran solo objetos… agachando su mirada dejaba que la sobra se extendiera sobre su rostro, arrugando al mismo tiempo su vestido al clavar sus puños en esa posición. No le interesaba nadie pero pensar si quiera que Hades la rebajara al nivel de sus súbditos parecía enfermarle.

Nunca se percató del momento en que su dios parecía encararle, ignorando la actitud de esa mujer aquel ser divino se dispuso a emprender su camino. Recordaba el sitio exacto de su habitación por lo que él mismo abrió una entrada especial sin utilizar ninguna especie de puerta que tuviera acceso al cuarto, era como si solo las paredes cambiaran su posición original. Su labor seguramente terminaría al haber guiado a su Señor al encuentro de sus aposentos, ingresando e inclinándose levemente en señal de respeto se disponía a despedirse hasta que las palabras de Hades fueron las que terminaron por obstruir dicha despedida. El sonrojo se incrementó sobre sus mejillas, no era capaz de comprender los verdaderos motivos por los que su presencia era solicitada ante la cercanía de su dios, avergonzada por creer que la castigarían termino por arrodillarse dejando que la tela de su vestido se abriera por el mármol, ondeando en un suave movimiento...


En verdad que es misericordioso omnipotente Hades… ¿acaso mi Señor prefiere guardar aun la poca dignidad de este humilde heraldo?... si tengo que pagar por el desacato de sus súbditos estoy de acuerdo a sufrir el castigo que se me tiene impuesto..
avatar
Pandora2
Representante
Representante

Mensajes : 129
Fecha de inscripción : 03/03/2011
Oro : 2554

Datos
Nivel: 1
HP: 4000
LV UP:
50/75  (50/75)

Volver arriba Ir abajo

Re: Aposentos de Hades

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.